Noticias

El recuerdo de Severiano Ballesteros sigue vivo en Crans Sur Sierre (Suiza), 26 años después

Han pasado veintiséis años y todavía se recuerda el golpe magistral que Severiano Ballesteros dio en el hoyo 18 de Crans sur Sierre, en la localidad suiza de Crans Montana, donde se jugaba uno de los torneos más antiguos del Viejo Continente, que comenzó a disputarse en 1939; entonces se conocía como Canon European Masters y ahora se denomina Omega European Masters. (Ver más información en esta misma página web).

Ballesteros ganó tres veces en Suiza, los años 1977 y 78 y 1989. Fue el ganador más joven en alzarse con el triunfo en un recorrido que él mismo remodeló en 1995. En el torneo de 1993, en el hoyo 18 del recorrido del último día, un golpe de Severiano quedó inmortalizado en una placa. La bola de salida se desvió hacia la derecha y fue a parar en medio de los árboles y pegada a la valla de fuera de límites por la derecha del campo; luego, con uno de sus golpes imposibles dejó la bola al borde del pequeño lago que protege por la derecha el green del hoyo final del recorrido suizo. Después, con el apprach de tercer golpe, Seve embocó la bola ante el delirio de los espectadores que llenaban el anfiteatro situado a la izquierda del green.

El cántabro hizo un birdie maravilloso, pero su hazaña no le sirvió para ganar, ya que terminó segundo, empatado con Miguel Ángel Jiménez, y tras Barry Lane, que fue el ganador, pero su hazaña sigue viva en el recuerdo de todos los aficionados y, por si a alguno se le olvida, una placa conmemorativa (en la foto) lo recuerda en el lugar del hoyo 18 donde el gran Seve dio ese golpe irrepetible. Fue un birdie maravilloso, aunque no le sirvió para ganar, sino para quedar segundo, empatado, precisamente con Miguel Ángel Jiménez. Pero ahí queda el hecho para la historia.

No es posible comentar.