Noticias

David Leadbetter: “no entiendo que Cabrera no vaya a La Ryder; está mejor que Sergio, Stenson y Casey”

 

 

David Leadbetter: “pasión, trabajo duro y tener sueños, esa es la clave”

“Rafa Cabrera-Bello está en disposición de ganar un Grande en los próximos años”

 

El técnico estadounidense David Leadbetter ha compartido los últimos momentos de su estancia en España, donde ha impartido un seminario a técnicos y profesionales del golf en el Centro Nacional de Madrid, con medios de comunicación especializados. En una distendida charla, el veterano maestro ha relatado sus experiencias en sus más de 40 años de actividad profesional.

La estancia de David Leadbetter, a mediados de este mes de septiembre, ha constado de dos jornadas de trabajo: la primera ha sido abierta, y en ella ha compartido su método de trabajo, ha explicado las diferencias entre el antes y el ahora en la forma de comunicar a los alumnos, y ha impartido un ‘clinic’ práctico en el que ha mostrado las claves de su metodología, analizando, demostrando y corrigiendo diferentes problemas técnicos relacionados con el juego de los alumnos.

La segunda ha estado orientada a profesores de las Federaciones Autonómicas y técnicos de los Equipos Nacionales, a los que David Leadbetter ha desvelado algunos de sus secretos como docente.

Presentación: “trato de que el swing funcione en el cuerpo de cada uno”

“Llevo más de 40 años enseñando golf y soy consciente de que tengo que reinventarme e innovar constantemente, porque si no la gente crítica y dice que fui bueno hace años. ‘El swing de golf’ es el libro que me ha hecho más popular, y en el mismo cuento qué es lo que puede funcionar a todos, no solo a los mejores golfistas del mundo. El swing no ha de ser perfecto, y trato de hacer que funcione en el cuerpo de cada uno, en su morfología. La gente busca siempre una mayor consistencia.

Lo que quiero es ayudar a jugadores de golf, sean hombre, mujeres, niños, mayores,… En mis 40 academias tratamos de que el que venga disfrute del golf y se quede con nosotros. Tengo 66 años, pero la bola de golf no conoce tu edad”.

Su experiencia trabajando con Rafael Cabrera-Bello: “a partir de ahora veremos su mejor versión”

“En la academia le llamamos ‘Jesús’, porque es un tío perfecto. Conozco a Rafa y a su familia desde hace muchos años, y cinco o seis años atrás Rafa me dijo de colaborar. Es disciplinado y un gran trabajador, muy perfeccionista, se exige demasiado. Es un tipo muy centrado en su objetivo. En los hierros cortos mejora cada año. Se pasó a profesional con 22 años, cuatro o cinco más tarde de lo que lo hacen los jugadores hoy en día.

Lo cierto es que debería haber ganado más, porque su juego ya es espectacular, está mejorando el juego corto. No llego a comprender que no haya ido a la Ryder Cup y que sí se cuente con Paul Casey, Henrik Stenson o con el mismo Sergio García, que son golfistas muy experimentados, pero que no están en un bueno momento.

Si en los próximos tres o cuatro años no se lesiona podremos ver la mejor versión de Rafa. Tiene 34 años, se acaba de casar y está en un gran momento. Es posible que en tres o cuatro años gane un Grande”.

“La cabeza y la confianza en uno mismo, claves en el golf”

“La cabeza es lo más importante en este juego, ya que es la que controla el resto de las cualidades. A eso, claro, hay que añadir talento. Los buenos jugadores controlan todas las facetas y están preparados mentalmente, eso es lo que les hace grandes.

Da gusto ver cómo Enrique Martín (Director de Formación de la RFEG) y su equipo preparan en ese camino a técnicos y jugadores. Todos los jugadores dan buenos golpes, pero los mejores controlan todo con la cabeza, especialmente en los momentos de máxima presión. Tiger Woods antes era inmortal por su control bajo presión, ahora es un golfista ‘normal’.

Otra de las bases del crecimiento es creer en ti mismo, y eso no lo hacen todos los jugadores. Seve Ballesteros, incluso cuando perdió el juego, seguía confiando en sí mismo. Jon Rahm es muy confiado en sí mismo, con talento, habilidad, actitud y carácter. No le gusta perder. Quiero verle competir en los individuales de la Ryder contra Patrick Reed”.

Ryder Cup 2018: “Estados Unidos lleva el mejor equipo de la historia del torneo”

“Europa lo va a tener difícil, pero como se juega en Paris… Solo Justin Thomas estuvo este año en el Open de Francia, y eso es una ventaja para los europeos, que conocen mucho mejor el campo. Creo que Thomas Bjorn lo va a tener complicado. Es un gran riesgo elegir a jugadores con enorme experiencia pero fuera de punto, como Casey, Stenson,…

Mi corazón dice que gana Europa, pero mi cabeza dice que Estados Unidos es muy fuerte. Creo que es el mejor equipo de la historia, mejor incluso que el de 1991. Este equipo americano tiene una actitud diferente a los anteriores. Siempre han sido los europeos los que han hecho piña en los circuitos y los americanos los que solo comparten cosas cada dos años, pero eso ha cambiado. Justin Thomas, Dustin Johnson, Jordan Spieth,… son chavales jóvenes que son muy amigos.

Espero que sea un duelo igualado. El tiempo, el público,… todo puede ser un factor decisivo. Sergio es jugador Ryder, pero esta vez puede sentir la presión de ser una de las elecciones”.

Desarrollo del golf en Asia: “La medalla de oro de Feng en los JJOO, clave”

“Asia es una de las partes del mundo en las que el golf está creciendo más. Hace años revolucionaron el golf en China, pero al pensar que era un deporte capitalista frenaron su crecimiento. Pero en los Juegos Olímpicos de Río, cuando Shanshan Feng ganó el oro, volvieron a abrir los ojos. Para ellos los Juegos son lo más. Esa medalla ha ayudado mucho en el crecimiento del golf allí. Ya van por 450 campos abiertos, y ya salen grandes jugadores, chicos y chicas.

Las coreanas son casi las dueñas del golf mundial femenino. Ellas ponen toda su energía en el golf. Allí, en canchas indoor, tratan de acercar a la gente la experiencia de golpear una bola de golf. En Asia el concepto del golf es diferente. Aquí hay instalaciones públicas magníficas, como es este Centro Nacional de Golf”.

Sus dificultades para trabajar con determinados jugadores: “Los padres deben apoyar a sus hijos, no influir negativamente”

“Graeme McDowell me vino a ver y me pidió que le cambiase el swing, pero le dije que no hacía falta, que debía seguir trabajando sobre el suyo. Cambiar el swing es muy complicado cuando este está asumido, que suele ser a partir de los 28 años. Forma parte de tu ADN. En el caso de McDowell, la decisión fue la correcta.

Sobre los padres de los jugadores podría escribir un libro. Los asiáticos influyen mucho sobre sus hijos, y no siempre para bien. El padre de Lydia Ko, que es buena jugadora pero no una gran atleta, es un caso evidente de ello. Su padre, que no bajaba de 100 golpes, se cree muy bueno y piensa que puede influir sobre su swing. Los de Michelle Wie creen que su hija debe ganar todas las semanas, y no es así. Los padres deben apoyar a sus hijos, no influir negativamente”.

Críticas recibidas: “No le doy importancia a lo que se dice de mí”

“He recibido muchas a lo largo de mi vida, claro. Me han criticado periodistas, por ejemplo, sobre lo que digo de los padres de Lydia Ko, pero claro, ellos no les han tratado. No le doy importancia a lo que se dice de mí. En la primera línea siempre hay críticas, pero a la semana se me olvidan.

A veces me dicen que soy demasiado técnico, por ejemplo,… no hay que darle mucha importancia. Procuro tener mucho cuidado en lo que digo y cómo lo digo. No me gusta criticar a compañeros”.

Su experiencia con Severiano Ballesteros: “Debía trabajar de forma sencilla”

“Trabajé con él en 1991. Iba por entonces mucho a Japón, y coincidí con él en un torneo allí, en Tokio. Me pidió que fuera a echarle un vistazo a su swing. Tenía por entonces problemas de espalda, y no le funcionaban bien con los golpes largos, pero seguía siendo un genio de cien metros a bandera.

Le dije que tenía que coger más calles para seguir ganando, y que su swing era básicamente el mismo que cuando era joven, cuando ganó dos veces en Augusta. Tenía el mismo movimiento en el swing, pero no la fuerza de años anteriores. Le dije que por eso debía corregir dos cosas: estar más erguido y jugar al fade. Esa semana trabajamos muy bien y quedó tercero. La semana siguiente también fue bien. De hecho, fue una de las mejores temporadas de Seve, siendo número 1 de Europa. Le hacía falta trabajar de forma sencilla, nada técnica.

Por entonces estaba en lucha con el PGA y se negó a jugar The Players. Cogía más calles, pero no iba recto. La semana antes del Masters trabajamos y fue décimo, todo iba bien. Pero llegamos al Masters y él había cambiado por completo su swing por recomendación de su hermano, que no le veía habitualmente. Cuando fui a verle, de un día para otro ya no me dirigía la palabra. Falló el corte.

Un año después me lo encontré y me dijo que necesitaba volver a su swing natural, pero no volvió a recuperar ese swing. Creo que Seve pudo tener una carrera más larga y provechosa”.

Trabajo de la RFEG con la cantera: “el trabajo con los chicos es perfecto”

Estoy muy gratamente sorprendido con el trabajo que se hace aquí, como he podido ver con los chicos y chicas de la Escuela Nacional Blume. He conocido a los preparadores y a los jugadores, y el trabajo es fantástico, no solo técnicamente.

Para el número de licencias que hay en España, es increíble la cantidad de jugadores buenos que hay en los circuitos. Habrá más, porque el trabajo con los chicos es perfecto.

Antes de llegar no era consciente de lo buenas que son estas instalaciones de la RFEG, especialmente del Centro de Excelencia. Las he visto similares en Corea y en Suecia, pero allí el clima no es como aquí de bueno”.

Un consejo para los chicos que empiezan a jugar al golf y para sus técnicos: “Pasión, trabajo duro y sueños”

“Pasión, trabajo duro y sueños”, eso es lo más importante para los jugadores jóvenes que empiezan. En cuanto a los maestros, es importante que sepan comunicar y contagiar su pasión por el golf. Ahí chicos y muy buenos que no llegan a grandes cosas porque les falta motivación o no trabajan lo suficiente. Ahí entran los técnicos”.

No es posible comentar.