Noticias

Doblete de Golfinone en el Torneo Altadis, en La Herrería, el campo de El Escorial

 

 

 

(En la imagen, los participantes en el Torneo Altadis, disputado en La Herrería. Bajo estas líneas, Juan Arrizabalaga, presidente de Altadis, entrega los trofeos a Álvaro Rogado y Laureano Suárez, representantes de golfinone).

 

El pasado 5 de julio se celebró en el magnífico campo de la Herrería, un torneo de golf organizado por Altadis, la empresa líder en el sector del tabaco en España y, por cierto, una de las más antiguas del mundo. Su nacimiento data nada menos que de 1636 cuando se crea en España la institución del Estanco del Tabaco, reinando en España y Portugal Felipe IV.

Por fortuna para los aficionados al golf que acudieron a la invitación de la compañía, el hecho de ser o no fumador no influyó en el hándicap de juego ni para bien ni para mal, dicho sea con “animus iocandi” porque, la verdad es que el torneo fue un gozo para todos los participantes.

Comenzamos a solazarnos porque el día, que se presumía caluroso, nos regaló una brisa digna de la playa de la Concha. Seguimos disfrutando con el hecho de jugar en la Herrería, y más en las espléndidas condiciones en las que está el campo, es siempre un privilegio. Pero, en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, el juego deparó a los que hacemos esta web una alegría añadida: el siempre estimulante perfume del triunfo.

En este maravilloso maldito juego en el que, al placer se une constantemente el sufrimiento -bien sea éste puramente anímico- es difícil llegar siquiera a oler el triunfo. Por eso, cuando se juntan la brisa, el sol, el talento y la fortuna, el éxito suele bendecirte con su compañía. Es el caso del editor de esta web, Álvaro Rogado, quién desde su envidiado hándicap 4, golpeó la bola con un arte digno de haber sido plasmado por el mismísimo Velázquez, protegido, como se sabe por el aquí citado Felipe IV. Álvaro se proclamó ganador scratch del torneo.

No estuvieron en esa jornada ni don Diego, ni don Felipe, el IV digo, al nuestro, el VI, hemos de suponerlo en su despacho en aquella jornada como en tantas otras. Pero estaba allí para dar testimonio, Miguel Ángel Martín Esteban, director de Comunicación de Altadis, que dio fe del triunfo de Golfinone. Diose la casualidad que el colaborador Laureano Suárez -quien esto escribe- fue segundo en la categoría hándicap, con lo que de los cuatro trofeos en disputa, Golfinone acaparó dos, para alegría propia y envidia, sana y deportiva, del resto de jugadores.

En categoría Scratch el segundo en la clasificación final fue Mario Vázquez Díaz y en Hándicap, el campeón, José María Sanjurjo, ex presidente de la Asociación Española de Periodistas Jugadores de Golf.

No es posible comentar.