Noticias

Rory y Erica ya están casados; ahora… Sergio

 

 

El anuncio de Sergio García, que se casará este año con su novia texana, Angela Akins, obligó a Rory McIlroy a desvelar que estaba a punto de casarse con la joven Erica Stoll. Y dicho y hecho, el enlace se celebró el sábado 21 de abril, en el castillo irlandés de Ashford. La próxima, la boda de Sergio y Ángela, aunque la fecha aún no está decidida -o al menos no comunicada los periodistas-, en la que el novio no lucirá la Chaqueta Verde, aunque la prenda viajará con él durante todo el año.

Muy callado se lo tenía -¡¡¡o no!!!- ya que de las intimidades de los golfistas se sabe poco hasta que no se casan, o hasta que se les descubre en deslices como los de Tiger Woods, que le costaron el matrimonio y su carrera profesional, mientras no se demuestre lo contrario.

Precisamente a la boda acudieron como invitados el golfista español, que no lució su Chaqueta Verde, y su futura esposa, que ocuparon una de las 82 habitaciones del lujoso hotel de todas las estrellas, en que se ha convertido el castillo de Ashford, del siglo XIII, y que se reservaron para todos los invitados. Eso sí, ninguno pudo entrar con su teléfono móvil que tuvieron que dejar a la entrada.

Nada más entrar al castillo, Sergio se encontró con Padraig Harrington, con el que mantenía una cierta rivalidad de cuando el irlandés ganó al español, en el último momento, el Open que se disputó en Carnoustie. Se vieron, se dieron un apretón de manos, estuvieron charlando un buen rato… y pelillos a la mar.

NO HUBO HUIDA HACIA ADELANTE

Esta vez no hubo una huida hacia adelante como la que protagonizó el norirlandés en 2013, cuando anunció la ruptura con su novia, la tenista danesa, Carolina Wozniacky, poco antes de su boda, prevista para el mes de noviembre, y para la que ya habían enviado las invitaciones. La ruptura se produjo -según la tenista- por teléfono y de manera unilateral por parte de Rory, “de quien no he vuelto a saber nada”.

Otra coincidencia con Sergio: el español ha comentado que podría casarse con la Chaqueta Verde de Augusta: “es una posibilidad que estamos pensando”, mientras Rory ha declarado: “Habría sido agradable caminar por el pasillo con la Chaqueta Verde. Los miembros me lo habrían permitido, sin ninguna duda. Igual que el presidente Payne. Estamos muy emocionados por el enlace. Es un gran momento en nuestras vidas. Volveré a la competición en el The Players como un hombre nuevo y recién casado, un buen momento para comenzar un nuevo capítulo en mi vida”.

ERICA AL RESCATE

Rory conoció a Erika Stoll, apasionada por el golf, cuando ella trabajaba para la PGA americana. Erika, de 27 años, colaboraba con la organización de la Ryder Cup de 2012, en Medinah -aquella edición que se ganó brillantemente, pero contra todo pronóstico, en la última jornada, con la capitanía de José María Olazábal.

Recordará algún lector que Rory estuvo a punto de perder su partido porque llegaba tarde al tee de salida. Erika se hizo cargo de la siituación y fue la que tomó la rápida decisión de ponerle una escolta policial al coche del norirlandés para que llegara a tiempo a dar su golpe inicial.

A partir de ahí, Rory y Erika se vieron esporádicamente hasta que, en 2015, se hicieron novios. Y aquellos lodos trajeron (o traerán) estos polvos, con perdón.

¡QUE VIVAN LOS NOVIOS!

 

No es posible comentar.