Noticias

Tiger ya no se consuela con Lindsey

 

 

(En la imagen del pasado mes de enero, Tiger Woods y Lindsey Vonn, enamorados en Cortina D’Ampezzo, tras la victoria número 32 de la esquiadora en una prueba de descenso. ¡Eran otros tiempos!).

 

Ha sido la noticia de una separación no anunciada porque hasta hace escasas semanas nadie podía prever que Tiger Woods y Lindsey Vonn fueran a romper sus relaciones. (Ver más información en esta misma página). Unidos desde 2013, el idilio no ha durado mucho y se ha roto en el momento más inesperado. En enero todo era felicidad, pero todo lo que parecía tan bonito en pleno invierno, lo ha deshecho la primavera y se ha roto a comienzos de mayo.

Tiger Woods y Lindsey Vonn han roto sus relaciones, justo cuando parecía que la relación, no solo entre ellos, sino con los niños del matrimonio de Tiger y sus familiares, iba camino de consolidarse.

Lindsey, una de las mejores esquiadoras del mundo, tiene 64 victorias en los Campeonatos del Mundo de Esquí, 32 de ellas en pruebas de descenso, la última en Cortina D’Ampezzo, en Italia, el 18 de enero, el mismo día que a Tiger le partió un diente, de manera involuntaria, un cámara de Televisión que estaba rodando la entrega de premios a la novia del golfista.

Luego a la pareja se la vio, junto a los niños del golfista, Sam y Charlie, en el Masters, juntos en el torneo de pares tres que une a las familias de los jugadores y de los veteranos como Nicklaus, Player y Palmer en una competición familiar. Y después de eso, la nada, por mucho que se empeñen los dos en lanzarse mutuos mensajes de admiración a través de las redes sociales.

LINDSEY: “SIEMPRE LE ADMIRARÉ”

Lindsey escribió en las redes sociales el domingo 3 de mayo: “después de tres años juntos, Tiger y yo hemos decidido de manera mutua terminar con nuestra relación”. Y la esquiadora añadió: “siempre admiraré y respetaré a Tiger. Tanto él como su hermosa familia ocuparán siempre un lugar especial en mi corazón”

TIGER: “RESPETO Y AMOR POR LINDSEY”

Por su parte, Tiger, de 39 años, que en 2009 se separó de su mujer tras un mar de vicisitudes, confirmaba la ruptura  y expresaba, así mismo, su admiración por la esquiadora que ha ganado una Medalla de Oro Olímpica, dos Campeonatos del Mundo, cuatro Generales de la Copa del Mundo y cuenta con 64 victorias en la Copa del Mundo de Esquí Alpino: “tengo una gran admiración, respeto y amor por Lindsey y siempre voy a recordar nuestros momentos juntos. Ella ha sido impresionante con (mi hija) Sam, (mi hijo) Charlie y con toda mi familia”.

“Desgraciadamente, llevamos vidas muy agitadas y los dos estamos compitiendo en deportes exigentes. Es difícil pasar tiempo juntos”.

UNA RETIRADA ANUNCIADA

Lo que sí fue una historia anunciada, fue la retirada de Tiger, a mediados de febrero. Se veía venir porque Tiger Woods no podía arrastrar su trayectoria deportiva, plagada de éxitos y ¡¡¡¡14 Grandes!!!!, por los campos de golf. Y ha tomado la mejor decisión: “dejar la competición y volveré a jugar cuando me vea preparado. Necesito trabajar mucho mi juego”. Woods es ahora el ¡¡¡125!!! del ranking mundial, la clasificación más baja desde 1996, en una lista que ha encabezado durante muchos años.

Tiger dijo entonces: “necesito trabajar y pasar tiempo con la gente que es importante para mi”, y se refería, como es lógico a Lindsey. El ex número 1 del mundo no se puso fecha de regreso -aunque jugó el Masters, sin demasiada convicción-, y explicó que quería “trabajar duro, porque ni mi juego ni mis resultados son aceptables para el golf profesional. Acudo a los torneos para competir al máximo nivel, de modo que volveré cuando me vea preparado”.  Y mientras trabajaba y volvía a intentar ser el que era, aunque a sus 39 años cada vez tendrá más difícil igualar el récord de 18 Majors de Jack Nicklaus, el californiano se consolaba pensando en un futuro mejor y con un presente tan magnífico como el que tenía con su novia, la esquiadora norteamericana Lindsey Vonn, nacida hace treinta años como Lindsey Caroline Kildow, pero que mantiene el apellido Vonn tras la separación de su primer marido.

 

 

 

 

Lindsey tiene 64 victorias en los Campeonatos del Mundo de Esquí, 32 de ellas en pruebas de descenso, la última en Cortina D’Ampezzo, en Italia, el 18 de enero, el mismo día que a Tiger le partió un diente, de manera involuntaria, un cámara de Televisión que estaba rodando la entrega de premios a la novia del golfista.

 

La esquiadora, que también ha tenido lesiones graves sabe muy bien como ayudar a su novio para acabar con esa racha negativa y hacerle volver a la senda de los triunfos. Por supuesto, la compañía de Lindsay, con la que lleva unido desde 2013, cuatro años después de su separación, le vendrá muy bien al golfista. La esquiadora explicó en Cortina D’Ampezzo, que estaba “muy contenta por tener a Tiger a su lado, pero que le había afectado mucho que tuviera ese incidente fortuito con un cámara, debido a la nube de reporteros que filmaban y fotografiaban el acto de entrega de premios, y como Tiger estaba en primera fila, le golpeó una cámara y perdió parte de un diente, Me sentí muy mal, pero él le quitó importancia al asunto y todo acabó bien.

 

lindsey vonn pose 1
Una imagen sexy de la esquiadora norteamericana

 

 

Cuando Lindsey se impuso en el supergigante de Cortina d’Ampezzo, entró en la historia del esquí al . conseguir su victoria número 63 en la Copa del Mundo, un récord absoluto que acababa, después de 35 años, con el de la austriaca Annemarie Moser-Pröll. Varias jornadas después, Vonn volvía a ganar el supergigante de Saint Moritz, y sumaba su triunfo 64.

 

Nacida en Saint Paul, la capital de Minessota en 1984, el palmarés de la novia de Tiger es impresionante: dos medallas olímpicas (una de oro),  dos campeonatos del mundo y 17 Copas del Mundo. Es una de las seis mujeres que han sido capaces de ganar carreras en cinco disciplinas distintas.

 

UNA VIDA DE SACRIFICIO Y VOLUNTAD

 

lindsey vonn  esqui
Lindsey Vonn en pleno descenso.

 

 

Lindsey empezó a esquiar a los tres años, cuando su padre y su abuelo se empeñaron en que la niña debía seguir la tradición familiar. A los nueve años, ya competía en pruebas internacionales y su calidad sobre las tablas dejó boquiabertos a sus rivales y patrocinadores. Cuando cumplió los 20 años, la joven subiño por primera vez a un podio del Campeonato del Mundo.

 

Pero, como en toda actividad deportiva, las lesiones esperaban agazapadas a la vuelta de cualquier descenso: en noviembre de 2013 se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha. Fue exactamente la misma lesión que acababa de superar después de 8 meses de trabajo intenso, y de un sacrificio atroz. Una fatalidad que le impidió participar en los Juegos de Invierno de Sochi y que a punto estuvo de terminar con su carrera.

 

Tiger aprendió mucho de la perseverancia de su novia: “los reveses me motivan”, se dijo. Dicho y hecho. Su nivel de auto exigencia hizo que Vonn superara la lesión y en diciembre de 2014, volvió a competir. Un regreso asombroso en el que ha pulverizado todos los récords inimaginables hace sólo pocos meses.  “Si uno trabaja duro, los frutos terminarán por llegar”, repite una y otra vez, tras su proceso de recuperación en el que, en todo momento se sintió arropada por su novio. Y eso, que se lo ha dicho a sí misma, se lo transmitió a Tiger y es posible que el amor, la entrega, el sacrificio y, sobre todo, el ejemplo, le hayan servido a Tiger para regresar al liderazgo del gol mundial.

 

lindsay vonn  esqui espalda

No es posible comentar.