Noticias

Álvaro Quirós, tras ganar en Dubai: “el hoyo en uno en el once, fue un subidón. Estoy muy feliz y voy a invitar a cenar a los compañeros”

Álvaro Quirós, con cuatro tarjetas de 73-68-68-68, 11 bajo par no cabía en sí de gozo después de recibir el enorme trofeo, una valiosa tetera que emula la jarra de clarete del Open Británico, que le acreditaba como vencedor del Omega Dubai Dessert Classic. (Ver crónica de Basilio Rogado en esta misma página). “¡Estoy contentísimo, feliz! Sobre todo por haber ganado un torneo en el que estaban todos los buenos y en difíciles condiciones.
El de Guadiaro ha logrado una victoria por temporada desde 2007: Alfred Dunhill Championship 2007 en Sudáfrica, Portugal Masters 2008, Qatar Masters 2009, Open de España 2010, y hoy el Omega Dubai Dessert Classic en su torneo número 100, con una última vuelta de 68 golpes para terminar con 11 bajo par y uno de ventaja sobre James Kingston y Anders Hansen.
Gracias a su magnífica actuación durante las cuatro semanas del “Swing del Golfo”, Álvaro ha ascendido a lo más alto del ranking europeo tras el segundo puesto de la semana pasada en Qatar y un octavo la anterior en el Volvo Golf Champions de Bahrein. En el primer torneo de la gira del desierto en Abu Dhabi terminó el 23º. Con estos resultados, además, ya se ha colocado entre los veinte primeros del ranking mundial.
EL RECORRIDO DEL VENCEDOR
En el hoyo dos hice eagle pegando el drive y me pasé unos siete metros de bandera, pero la enchufé desde fuera. En el siguiente, par 5, birdie con una sacada de bunker muy buena dejándola a medio metro. Me coloqué en la posición que quería.
En el cinco otro birdie con un putt muy difícil de izquierda a derecha desde unos cinco metros. Estaba tranquilo, iba jugando muy bien y sentía que llevaba todo bastante controlado.
EL TRIPLE BOGEY DEL OCHO
En el ocho, un triple bogey. Quería jugarla al ‘fade’ pero se me fue la mano un poco más de la cuenta, y soplaba un poco de viento que ha multiplicado el error. Me fui a la palmera, dropé con penalidad, se me quedó clavada en la arena, tuve la mala suerte que diera en una hoja de palmera en el camino, tuve que dropar otra vez… Pero enseguida lo arreglé con otro birdie en el nueve pegando muy buen segundo golpe con el hierro siete y dejando la bola a seis metros, ¡dentro!
 
EN EL ONCE, HOYO EN UNO
El hoyo uno en el once fue un subidón, pegué tres cuartos de wedge desde 143 metros ¡y cata-clá! Siempre es difícil hacer hoyo en uno pero en la última vuelta y bajo presión, mucho más.
En el 14 hice tres putts que me costaron un bogey, en el siguiente par, y el birdie del 16 ha sido la clave para mantenerme en el torneo: di un buen segundo golpe con el wedge, tenía 122 metros a la bandera, la dejé a tres metros y medio y metí el putt.
Llevo tiempo jugando bien, controlando situaciones que antes se me escapaban; la semana pasada estuvo a punto de caer y creo que esta vez merecía ganar.
Esta noche… (la noche del domingo 13 de febrero) a celebrarlo con los demás españoles, les invitaré a cenar”.
No es posible comentar.